jueves, 10 de julio de 2008

Dulce, salado, ácido...

Por fin he terminado los exámenes y empiezo mis merecidas vacaciones. No obstante no pienso bajar la guardia y pienso seguir posteando. Y hoy me gustaría cerrar el grupo de posts acerca de histología hablando de aquellas estructuras que nos permiten disfrutar de la pitanza, de un mundo de sabores.

Estas estructuras son las conocidas como corpúsculos gustativos, situados a las papilas gustativas situados en el epitelio de la lengua. Son repliegues del epitelio que afectan a la epidermis y a la dermis tal y como vemos en estas imágenes que he obtenido a partir de un corte de lengua de conejo:

image

En esta imagen vemos las papilas gustativas (1), en este caso se trata de una papila de tipo foliada. En cada uno de los surcos que se ven en las papilas se sitúan los poros por donde desembocan las glándulas salivares (2), finalmente con el número 3 vemos marcada la zona donde se sitúan los corpúsculos:

image

Los corpúsculos gustativos se sitúan lateralmente en los surcos de las papilas gustativas (2). Hay 3 o 4 corpúsculos agrupados, cada corpúsculo (3) está constituido por cuatro tipos de células: las células basales, las células de sustentación (tipos I y II) y finalmente las sensoriales III. Cada corpúsculo tiene un poro (1) por el que entran las sustancias y activan ciertos puntos de las membranas de las células sensoriales disparando la respuesta de manera similar a la que un neurotransmisor lo hace entre neuronas. 

Una vez más células en perfecta armonía aportando una nueva función a nuestro organismo.

P.D: Si hacéis clik en las fotos se abrirá una nueva ventana con la foto en el tamaño original que permite apreciar mejor los detalles.

7 comentarios :

Gouki dijo...

tengo una pregunta.
desde siempre en el colegio en los libros de texto se enseña que en la lengua esta dividida en diferentes zonas para detectar los sabores, el dulce en la punta, al amargo en la base...
pero hace años lei que esto es falso, que es una creencia que se viene perpetuando en los libros de textoy por los profesores desde hace casi un siglo aunque se demostro que no era asi.
que sabes de ello?
saludos

David Talens Perales dijo...

Como tu dices yo también lo habia oído. En mi opinión creo que tal vez los receptores químicos que activan ciertos neurotransmisores para transmitir la señal al cerebro no estan distribuidos de manera uniforme a lo largo de todos los corpúsculos de la lengua...pero no creo que existan regiones concretas como tu dices...

Anónimo dijo...

Los cortes están muy bien, así como la tinción.

rosa mas garcias dijo...

Hay una división, pero no es exacta y se suporponen los receptores en muchas zonas, aunque que quede claro que sí hay DIFERENTES zonas, ya que los receptores para el cloruro sódico no son los mismos que para el ácido ni para el amargo ni para la sacarosa, etc etc. y cada uno es más abundante en ciertas zonas de la lengua.

rosa mas garcias dijo...

No todos son receptores químicos ya que depende de la sustancia si es cloruro sódico, sacarosa, ácido, sustancias amargas, etc. y si que hay regiones con más abundancia de unos receptores específicos aunque los límites se solapan, pero se pueden diferenciar las zonas perfectamente...podeis hacer la prueba vosotros mismos...poned un gramo de azúcar, por ejemplo en la punta de la lengua y contad los segundo que tardais en percibir el sabor dulce. Haced lo mismo con cada lado de la lengua y con la parte posterior...vereis qué zona percibe más el azúcar.

rosa mas garcias dijo...

Si que hay zonas en la lengua lo que pasa que los límites se solapan. No son iguales los receptores que captan el ácido o la sacarosa o el cloruro sódico o el amargo. Y cada uno de ellos se concentra más en una determinada región. Podeis hacer la prueba vosotros mismos, si os poneis un gramo de azúcar, por ejemplo, en la punta de la lengua y contad los segundos que tardais en percibir el sabor dulce, luego se repite en cada lado de la lengua y en la parte posterior vereis que no es lo mismo. Por lo tanto, tendréis una zona que percibe mucho mejor el azúcar porque habrá más receptores.

Anónimo dijo...

Si que hay zonas en la lengua lo que pasa que los límites se solapan. No son iguales los receptores que captan el ácido o la sacarosa o el cloruro sódico o el amargo. Y cada uno de ellos se concentra más en una determinada región. Podeis hacer la prueba vosotros mismos, si os poneis un gramo de azúcar, por ejemplo, en la punta de la lengua y contad los segundos que tardais en percibir el sabor dulce, luego se repite en cada lado de la lengua y en la parte posterior vereis que no es lo mismo. Por lo tanto, tendréis una zona que percibe mucho mejor el azúcar porque habrá más receptores.