Buscar este blog

Cargando...

miércoles, 25 de noviembre de 2009

En el límite de “lo vivo”

Ahora con todo lo de la Gripe A mucha gente está empezando a interesarse acerca de los virus y cada vez conocen más su estructura y saben que no son células como tales, sino que son genoma y proteínas asociadas que necesitan de otras células para “reproducirse”, es decir, replicar su genoma y obtener nuevos individuos y por tanto mayor número de formas infectivas.

reflexion Si pensamos en la frontera de qué es lo que consideramos que esta vivo y que esta inerte parece que tengamos las cosas claras, pero la verdad es que no es del todo cierto.

Decimos que algo esta vivo cuando es capaz de nutrirse, relacionarse con el medio y reproducirse…La verdad es que esta definición es muy imprecisa y no termina de explicar muy bien por ejemplo si nos virus se considerarían elementos vivos o elementos inertes. Sin embargo yo desbancaría esta definición tan clásica y tan arraigada en nuestras mentes y la cambiaría por otra mucho más actual y precisa: está vivo aquello que es susceptible a someterse a la selección natural.

Los virus tan sólo están compuestos de genoma y proteínas que los recubren (si, es cierto, en algunos casos tienen envolturas pero provienen del hospedador). Sin embargo en su genoma poseen la información que determina su propia propagación y su destino evolutivo, y en este momento ha adquirido el estatus de forma de vida. 

 



Es cierto que los virus requieren para su reproducción de la maquinaria genética del hospedador…pero no por ello se les puede eliminar de la categoría de lo “vivo” ya que hay numerosos organismos parásitos cuyo metabolismo depende directamente del hospedador (por ejemplo una tenia) y no dejamos de considerarlos como vivos.

Es más. Muchos de vosotros creeréis que estas formas de vida son las más simples (no lo creáis, pueden ser simples en cuanto a forma pero la presión que ejerce la evolución sobre ellos es muy alta y están cambiando con gran rapidez) pero existen aún formas de vida más simples, como es el caso de los viroides.

Los viroides son pequeñas moléculas de RNA con capacidad infectiva por sí solas, que no están envueltas de proteínas ni nada por el estilo, ni si quiera codifican proteínas en su genoma, tan sólo son secuencias de RNA lineal con secuencias palindrómicas que permiten que haya apareamiento de bases y formen la estructura de RNA de doble cadena.

imageSon todos patógenos de plantas y se transmiten la mayor parte a través de utensilios agrícolas y por la acción antrópica. Una vez en el interior de la célula su único objetivo es replicar el genoma de RNA tantas veces como sea posible, no transcriben ninguna proteína, simplemente consumen los recursos nucleotídicos y acaparan el metabolismo nucleotídico poniendo en compromiso otros procesos celulares.

Para más inri estos RNA poseen actividades ribozímicas propias. Cuando se replican en tándem se forman dominios, determinados por la propia secuencia de RNA que tienen capacidad autocatalítica y cortan el genoma en tándem y lo ligan para dar lugar a los nuevos viroides.

Hay cierta controversia a la hora de explicar el origen de estas formas de vida, al igual que de los virus y actualmente se barajan dos hipótesis. Por un lado que son componentes celulares escapados que han adquirido autonomía y por otro lado que son formas autorreplicativas primitivas, es decir una reminiscencia de aquel mundo de RNA…no obstante son teorías que no son necesariamente excluyentes, y si algún día me animo haré alguna entrada para discutirlas.

2 comentarios :

Manuel Sánchez dijo...

Hola

Personalmente no creo que un viroide sea un ser vivo, aparte que la definición "aquello que es susceptible a someterse a la selección natural" me parece muy laxa (¿una secuencia promotora está viva?) y excluyente (La selección natural no es el único mecanismo evolutivo). De todas formas el problema de la definición de la vida es uno de los más antiguos de la Biología y todavía nadie lo ha resuelto satisfactoriamente. La lista es larga: Schroedinger, Monod, Oparin, Crick, etc.

En mi opinión, la mejor definición es la que dio Calderón de la Barca hace casi 400 años: la vida es un frenesí.

Un saludo

David Talens Perales dijo...

Es cierto que existen otros mecanismos evolutivos, como la deriva génica...Una secuencia promotora no esta viva porque no posee capacidad autorreplicativa ni las instrucciones para hacerlo...no sé...como tu dices es un problema muy complejo y muy discutido en materias como filosofía de la ciencia. Gracias por tu comentario