Buscar este blog

Cargando...

viernes, 10 de septiembre de 2010

El Centro Comercial Vilella, la tozudez de un consistorio que ha acabado pagando el medio ambiente

Esta historieta que os voy a contar ha sucedido cerca del pueblo en donde vivo y es un ejemplo de cómo el comportamiento de pueril de dos consistorios vecinos ha desembocado, de forma absurda, en la destrucción de parte de la huerta y por tanto del paisaje que rodea nuestras bellas ciudades.

Tenemos que remontarnos a principios del año 2000, cuando una serie de especuladores promotores decidieron realizar la construcción de un centro comercial en la Ribera Alta. En principio la ubicación del centro comercial era para Alzira, nuestros vecinos. Pero una mala gestión del ayuntamiento en ese momento hizo que no se llegase a un acuerdo. En ese momento entró en juego el ayuntamiento de Carcaixent, mi ciudad, ofreció mejores condiciones y terrenos a los inversores y finalmente el Centro Comercial se estableció en unos terrenos muy cerca de mi casa.

Tal vez muchos de los lectores no conozcáis la zona, pero no penséis que supone un trauma que el centro comercial se sitúe en un  pueblo o en otro ya que distan poco más de dos quilómetros el uno del otro. No obstante en el consistorio Alzireño quedó una pequeña espina de aquello que hubiese podido ser su centro comercial.

Tras unos años de construcción, urbanización y habilitación de la zona se inauguró el C. C. Ribera de Xúquer en Carcaixent. Tras un año de funcionamiento tuvo sus altibajos, e incluso cuando aún no había rastro de la crisis que hoy en día nos sobrevuela tuvieron que cerrar algunos restaurantes y los cines por falta de público. Pero en ese momento 3 mentes (modo irónico on) brillantes (modo irónico off) decidieron promover al consistorio Alzireño la construcción de otro centro comercial que no distaba ni 2 km del de Carcaixent, en la misma carretera, si te asomabas a la ventana podías casi hasta la cartelera de los cines del nuevo centro comercial.

Se hizo todo lo posible para que estos terrenos fuesen urbanizables, incluso hubo un contencioso con la Confederación Hidrográfica porque ésta se negaba a dar el permiso de obras de la zona estando situada en un enclave donde llegan a confluir tres barrancos que recogen las aguas de la Serra de les Agulles y que han causado muchos problemas en las barriadas cercanas durante los episodios de lluvias. Finalmente le dieron vida libre al proyecto. Se auguró que causaría grandes pérdidas al centro comercial vecino, además de albergar también el Museo de Artes Audiovisuales y una pista de karts, 3000 puestos de trabajo…

Empiezan las obras y la primera víctima la huerta y los agricultores:image

Toda la zona que esta marcada en amarillo corresponde a la huerta expoliada por decenas de camiones y excavadoras que han sustituido el suelo fértil de los campos donde fueron plantados los primeros naranjos tal y como los conocemos hoy en día por hormigón y hierro. Además empezaron las obras para desviar el cauce de los barrancos y evitar así que los coches pareciesen barcos durante las fuertes lluvias de otoño.

El centro debía terminarse en el año 2008, no obstante ha tenido grandes problemas de financiación, a pesar de ver que algo así era inviable y más existiendo otro centro comercial tan cerca. Estamos en el 2010 y lo único que hay son unos terrenos totalmente desnudos, llenos de hormigón y hierros. Además las obras de los barrancos tampoco han finalizado con el riesgo que conlleva con la nueva temporada de lluvias. El proyecto ha sido abandonado definitivamente y se ha recalificado el terreno como suelo rural, un suelo rural lleno de cemento, que ni sirve de centro comercial ni, ni sirve de huerta, ni sirve de nada. Ahora que vayan y le expliquen a la gente que fueron expropiados por el bien común que su casita de campo ha quedado convertida en un amasijo de escombros improductivo.

Aunque sean cultivos, la huerta es el pulmón verde de nuestras tierras y hay una fauna y una flora asociada a los campos de labranza y a los cauces de los barrancos…todo esto se ha perdido y en este caso de forma inútil e innecesaria, por la competencia y rivalidad pueril de ayuntamientos vecinos que deberían ponerse de acuerdo para hacer proyectos conjuntos y sostenibles.

La gente que antes desde su ventana veía grandes extensiones verdes ahora tiene estas fantásticas vistas:

 

 

image 

 image O incluso pueden ver esto si llueve un poco más de la cuenta:

image

 

La gente debería pensar más a la hora de llevar a cabo estos proyectos faraónicos e inviables…¿no creéis?

No hay comentarios :