Buscar este blog

Cargando...

sábado, 24 de septiembre de 2011

Células embrionarias humanas para corregir la ceguera

En este blog estáis acostumbrados a que os contemos cómo progresa la investigación entre tubos de ensayo y batas, es decir, cuando todo está en fase de laboratorio y como aquel que dice en pañales. Sin embargo la noticia que os traigo hoy es algo real y que se va a poner en práctica en el hospital Moorfields eyes de Londres.

Todos conocéis las bondades de las células embrionarias. Células totipotentes capaces de dividirse y diferenciarse en cualquier célula del cuerpo humano, desde un eritrocito hasta una neurona. Estos experimentos de diferenciación se han hecho en laboratorios durante años, y se ha visto cómo dependiendo del entorno en que se sitúan estas células se diferencian en unos fenotipos u otros, o cómo al añadir citoquinias y otras sustancias que actúan como señales intercelulares acaban dando tipos celulares distintos.

Está más que demostrado que su potencial es enorme y que pueden aplicarse como terapia en ciertas patologías causadas por la destrucción de células y en consecuencia de tejidos. A partir de este punto es donde entran en juego ciertas cuestiones éticas como son el uso de células madre embrionarias para realizar este tipo de tratamientos. No obstante a pesar de las fuertes restricciones que existen se va a realizar el primer ensayo clínico europeo con células madre embrionarias con el objetivo de revertir la pérdida de visión progresiva en 12 pacientes que padecen distrofia macular de Stargardt cuyos síntomas aparecen al entrar en la adolescencia dando lugar a una pérdida de las células de la retina, y más concretamente de la zona macular.

La operación es relativamente sencilla ya que consiste en inyectar en la retina células madre embrionarias que previamente han sido diferenciadas en células retinales con el objetivo que se integren en el tejido y establezcan las conexiones neuronales necesarias para recuperar la visión.

Evidentemente este tipo de tratamientos no está libre de riesgos y puesto que no hay precedentes el objetivo de este ensayo es ver los problemas técnicos con los que se pueden encontrar y desde mi punto de vista si esas células inyectadas se “acomodarán” bien al nuevo entorno y no quedarán descontroladas causando un tumor, ya que por lo que he leído en la noticia no indica la procedencia de dichas células.

Sea como sea si los pacientes son capaces de recuperar la visión con este tipo de tratamiento será un hito para la medicina regenerativa, pero no olvidéis una cosa, detrás de todos estos médicos y cirujanos hay años y años de investigación en laboratorios, ya sean biólogos, médicos, farmacéuticos…pero con el mismo mérito o incluso más que los autores del trasplante.

1 comentario :

Anónimo dijo...

A ver si tiene exito y poder el dia de mañana utilizarlo para controlar otras patologías. Por cierto me parece perfecta la forna de acabar del articulo diciendo que tienen igual o incluso mas mérito las personas que lo llevan a cabo en el laboratorio, muy deacuerdo.