Buscar este blog

Cargando...

miércoles, 19 de junio de 2013

Transportina-3, posible diana molecular contra el SIDA

clip_image002Ocurre a menudo en ciencia que una investigación de lugar a un descubrimiento paralelo sin ser este su objetivo. Este es el caso de la relación con la transportina-3 y el SIDA. Para entender de qué va esta historia tenemos que ir hacia Castellón donde encontramos una familia que padece una enfermedad rara conocida como distrofia muscular de cintura y que es de carácter hereditario.

 

Un total de 50 miembros de esta familia que se han visto afectados por la enfermedad han recibido un soplo de esperanza al haber sido identificado, por miembros del hospital La Fe de Valencia y el Hospital Vall d’Hebrón, el gen causante de dicha enfermedad, que en concreto se trata de una mutación en la transportina-3. La sorpresa vino porque dicha transportina se conoce desde hace años como una proteína clave en la infección de las células inmunitarias por parte del VIH, pero nunca se había planteado como molécula diana por su importancia en otros procesos.

Concretamente las transportinas actúan como taxistas entre el núcleo celular y el citoplasma, hay que tener en cuenta que el núcleo está completamente aislado del resto de la célula y sólo hay unas vías de entrada y salida que son los nucleoporos. Sin embargo las moléculas no pueden pasar libremente a través de ellos, deben ir con acompañante, y en este caso esos acompañantes son las transportinas.

Entre otras funciones las transportinas son las encargadas de llevar los ARN mensajeros desde el núcleo hasta el citoplasma donde son traducidos, y a su vez se encargan de devolver al núcleo ciertas proteínas como factores de transcripción.

Como podéis ver su trabajo multifunción descartó desde un inicio la posibilidad de usar esta proteína comoclip_image004 diana de acción contra el VIH, por muy clave que resulte en su infección. Pero el descubrimiento de la mutación en esta familia ha demostrado que, aunque esté afectada la transportina, hay viabilidad celular y las pruebas han demostrado que la mutación de esta proteína en células inmunitarias frena la infección por VIH, con lo cuál la clave sería desarrollar un medicamento que afectase la transportina-3 pero sólo en las células inmunitarias para evitar los efectos de la distrofia muscular. Esto daría lugar, sin duda, a un buen medicamento frente al SIDA, previniendo por un lado la enfermedad y por otro evitando que se multiplique en personas ya afectadas.

Algo que lleva años buscándose en investigación ha aparecido de forma natural y espontánea en una familia de Castellón, una mutación que no compromete la viabilidad celular (excepto en algunas células musculares) y que proporciona inmunidad.

Sin duda el descubrimiento promete, esperemos que los grupos reciban la financiación necesaria y no se apunten el tanto en otros laboratorios de otros países...para que luego digan que “sobran científicos y faltan fontaneros...”. Cuando un fontanero sea capaz de curar enfermedades...tal vez sobren los científicos.

Kataoka N, Bachorik JL, Dreyfuss G (Jul 1999). "Transportin-SR, a nuclear import receptor for SR proteins". J Cell Biol 145 (6): 1145–52. doi:10.1083/jcb.145.6.1145. PMC 2133142. PMID 10366588.

Krishnan, L., Matreyek, K. A., Oztop, I., Lee, K., Tipper, C. H., Li, X., ... & Engelman, A. (2010). The requirement for cellular transportin 3 (TNPO3 or TRN-SR2) during infection maps to human immunodeficiency virus type 1 capsid and not integrase. Journal of virology, 84(1), 397-406.

No hay comentarios :