Buscar este blog

Cargando...

martes, 3 de septiembre de 2013

Parásitos de los peces (comestibles)

Este es uno de los posts que vamos a dedicar a los parásitos de los animales. El egocentrismo de la raza humana y la obsesión que nos caracteriza por nuestra propia asepsia nos lleva a conocer en mayor o imagemenor medida los parásitos que podrían afectarnos, o al menos aquellos más comunes. Sin embargo, ¿qué sabemos de los parásitos que afectan al resto de animales? ¿Qué sabemos de los parásitos de los peces que consumimos? No os perdáis este post, aunque si vais a comer hoy pescado, os recomiendo posponer su lectura para otro momento.

Los archiconocidos Anisakis, muy de moda desde hace unos años, son unos pequeños nematodos blancos cuya peligrosidad se basa en que pueden provocar una reacción anafiláctica en el consumidor si se come el pescado crudo. Sin embargo, si por el contrario está bien cocinado, no debería darnos problemas. En algunos medios se recomienda la congelación, aunque cuidado, porque sus larvas son capaces de sobrevivir dos meses a 2ºC y horas a -20ºC y a la acidez del vinagre.

Cuando los peces están vivos, estos parásitos suelen estar presentes en el intestino y las vísceras de los peces, por lo que si eliminamos estos órganos, la gran mayoría (en el caso de estar presentes) serán eliminados. El problema viene cuando los peces llevan no son totalmente frescos, pues los nematodos migran hacia el músculo y allí forman un quiste de supervivencia. Estos son los que podemos encontrar fuera de las vísceras.

Los anisakis se han convertido en una plaga en alta mar, por lo que raras son las especies que no tienen. La extensión de este parásito se debe a la habitual práctica de evisceración de las especies en alta mar y su vertido, con esto se contribuye a la diseminación de los parásitos y la infestación de los peces.

En este video tenéis más información.

 

Otro parásito de los peces son las duelas o trematodos. Este parásito es menos frecuente porque es mucho más visible, sin embargo lo destaco porque es más curioso ya que cuando estos organismos se hospedan en un pez, son capaces de modificar el comportamiento del hospedador haciendo que llegue a suicidarse debido a la incomodidad que puede llegar a sentir por su presencia. Una vez el parásito alcanza un tamaño considerable, puede hacer al pez parecer más hinchado y llamativo, así como más lento en movimientos, lo cual lo hace más susceptible de ser atacado. Con esto consigue que el pez nade en superficie y sea devorado por un pájaro, así la duela consigue pasar a otro organismo.

 

Finalmente y para que no dejéis de consumir pescado os dejo un video sobre cómo limpiar el pescado para acabar con ellos. Hay que recordar que la mayoría de estos parásitos bien cocinados, no son perjudiciales, al fin y al cabo, como dice el refranero español “Lo que no mata, engorda”

No hay comentarios :