Buscar este blog

Cargando...

jueves, 30 de marzo de 2017

Descrita una herramienta para fijar compuestos bioactivos en artrópodos

Los investigadores del Instituto de Agroquímica y Tecnología de los Alimentos (CSIC) junto con el Instituto Español de Oceanografía (IEO) han logrado vestir de verde a un crustáceo marino conocido como Artemia. ¿Pero y esto para qué sirve?




No es que ambos institutos hayan decidido ahora pasarse al campo de la moda, como todo, tiene una explicación. En la actualidad la Artemia es utilizada como alimento vivo en las piscifactorías. Los primeros estadíos de vida de las especies  que allí se crían solamente se alimentan de presa viva, por ello el uso de una dieta inerte (pienso) no suele funcionar. El problema del uso de estas presas vivas es que no siempre cubren los requerimientos nutricionales de estas especies, ya que en cautividad no se pueden proporcionar la misma variedad de alimento del que disponen en libertad. Es aquí donde entra en juego la investigación de ambos grupos. 
Los crustáceos, como todos los artrópodos, poseen un exoesqueleto cuyo componente principal es la quitina. Diversos microorganismos acuáticos poseen enzimas capaces de degradar la quitina como fuente de carbono. Estos enzimas tienen dos partes funcionales claramente diferenciadas, por un lado el dominio catalítico (donde se realiza la reacción) y por otro un dominio de unión que reconoce la quitina uniéndose a ella. Es éste último dominio es capaz de unirse a la quitina. Con él los investigadores han generado un nuevo gen compuesto de la GFP (proteína fluorescente verde) y el dominio de unión a quitina.

Tras obtener la proteína producida por ese gen la han incubado junto con la artemia viva. Tras observar dicha artemia al microscopio de fluorescencia pudieron ver como el pequeño crustáceo había quedado “pintado” de verde. Indicando que ese dominio de unión a quitina puede utilizarse como puente para enriquecer a la artemia con compuestos bioactivos (medicamentos, antibióticos, etc). El siguiente paso será sustituir esa proteína fluorescente por otros compuestos capaces de transportar los compuestos bioactivos.

Os dejo la cabecera del artículo y el enlace, por cierto el primer autor del artículo, soy yo, así que si tenéis alguna duda al respecto no dudéis en preguntar o en contactar con nosotros.

http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0044848617305690




No hay comentarios :