Buscar este blog

Cargando...

martes, 29 de noviembre de 2011

Modelos de cintas adhesivas biológicas

 

imageLa biología técnica o biónica aparece cuando transferimos a la técnica una idea basada en la biología de las especies. Muchos han sido los avances en este campo que tiene como fuente de inspiración la naturaleza que nos rodea. En este campo, hace algunos años un grupo de científicos de Case Western Reserve analizó más de 300 especies de insectos, con el objetivo de encontrar alguno en el que basarse para desarrollar un adhesivo óptimo, imitando la capacidad de adhesión de las patas de los insectos. Sin embargo, últimamente el futuro de las cintas adhesivas parece basarse más bien en las patas de las lagartijas.

La “cinta insecto”, basada en las miles de microvellosidades presentes en las patas de los insectos, ofrece un alto grado adhesión y además es reutilizable, siendo resistente al polvo, gracias a los huecos que permanecen en la microestructura donde este puede alojarse sin afectar al contacto. Además estas microvellosidades permitirían adaptarse a casi cualquier tipo de superficie, por muy irregular que esta fuera. Otra ventaja para los más pulcros, es que si se ensucia perdiendo su capacidad de adhesión, se puede lavar con agua y jabón recuperando su capacidad de adhesión. ¿Inconvenientes? El precio. En el mercado hay muchos tipos de cintas adhesivas que aunque no sean mejores que este invento, son mucho más económicas, aunque se trate de cintas de usar y tirar.

image

El otro modelo de cinta adhesiva basado en la naturaleza, se basa en las lagartijas o geckos. Estos reptiles tienen la capacidad de desplazarse por una gran cantidad de superficies sin llegar a caer, tanto que en algunos anuncios de sartenes antiadherentes, han llegado a emplearlos para demostrar hasta qué punto podía ser antiadherente una sartén no permitiendo que un gecko pueda adherirse, el secreto se halla en la composición de sus patas, llena de laminillas o setas, como las que podéis observar en la siguiente fotografía.

image

En base a esta capacidad, científicos alemanes han desarrollado una cinta adhesiva seca para ser usada mil veces sin perder su eficacia. Otro invento basado también en lagartijas fue la cinta de silicona de Stanislav Gorb, formada por setas similares a las de los geckos y de apariencia similar a un folio de plástico flexible. El resultado fue una cinta difícil de despegar, pero que aun así no dejaba residuos en la superficie y podía ser empleada incluso bajo el agua en repetidas ocasiones.

Estas ideas nos acercan a que algún día haya zapatos y guantes que nos permitan trepar por las paredes a lo spiderman. De momento, aun es ciencia ficción.

2 comentarios :

Anónimo dijo...

Muy interesante el símil, pero el "pajarito se hace muy pesado"

SomosCali dijo...

Si muy interesante el articulo ya quisiéramos nosotros poder trepar muros sin caernos pero ojala ese pajarito se quedara quieto seria mucho mejor