Buscar este blog

Cargando...

viernes, 20 de junio de 2008

Un ejemplo de reciclaje en nuestras células

Todos conocemos muy bien que la célula transcribe gran cantidad de proteínas cuyas funciones son diversas, desde estructurales a enzimáticas…etc. Muchas de ellas acaban perdiendo su funcionalidad porque son sometidas a diferentes formas de estrés…


Estas proteínas dejan de ser funcionales y por tanto son residuos que deben ser eliminados, hay que tener en cuenta que proteínas mal plegadas pueden formar agregados que pueden provocar grandes enfermedades, como es el caso de la acumulación de placas amiloidales (agregados de proteínas mal plegadas) en el tejido neuronal causando la enfermedad del Alzheimer.De la destrucción de las proteínas “defectuosas” se encarga el proteosoma. Este proteosoma consta de un cilindro cuya parte interior es hueca donde podemos distinguir dos partes principales: el cilindro y las dos cubiertas.


El cilindro central está formado por varias subunidades proteicas que se ensamblan en una columna de cuatro anillos heptaméricos. Algunos de estos anillos son proteasas (enzimas que cortan las proteinas en trozos más chiquitines) cuyos centros activos (lugar donde estan las cadenas laterales proteicas encargadas de catalizar la reacción) están situados en la cara interior del cilindro. La otra parte de los proteosomas, las cubiertas, incluyen alrededor de 6 proteínas que hidrolizan el ATP (moneda de intercambio de energía en la célula).


Los proteosomas, a diferencia de las proteasas que cortan la cadena polipeptídica una sola vez antes de disociarse, no se liberan del sustrato, la proteína, hasta que la convierte completamente en pequeños péptidos (unidades más pequeñas que forma la proteina). Las cubiertas actúan a modo de “puertas” que deben identificar de alguna manera las proteínas a destruir, para no destruir proteínas que son funcionales.


Por tanto más que el orgánulo en sí lo más importante es el marcaje de las proteínas pendientes a ser destruidas, pero esto lo dejamos para el próximo capítulo. Como siempre digo esto es un muy breve resumen de los que podemos encontrar en internet o los libros…y como no en el “Alberts”. En este último podemos encontrarlo en las páginas 358-359.


Podríamos decir que los proteosomas realizan una función antagonista a la de las carabinas moleculares, unas guían las proteínas al correcto plegamiento, a la “vida”, mientras que los proteosomas guían las proteínas a su destrucción, a su “muerte”. Los pequeños péptidos en que son transformadas las proteínas son degradados del todo a aminoácidos y finalmente serán reutilizados de nuevo en la síntesis de nuevas proteínas.

No hay comentarios :