Buscar este blog

Cargando...

lunes, 29 de diciembre de 2008

¡Mi niño no crece!

lego_gigante ¿Cuántas madres en el mundo repetirán al día esta exclamación? Mi niñ@ no crece...porque no es tan alto como los demás...etc.

 

Poca gente conoce las factores de qué depende el crecimiento, y es que en realidad es un proceso muy complejo y que depende de muchos factores.

 

A nivel fisiológico el crecimiento está controlado por hormonas, la más importante la hormona de crecimiento (GH o  somatotropina). Esta hormona es secretada por la adenohipófisis cuando recibe el  la hormona liberadora de la hormona del crecimiento GHRH a través del sistema porta-hipofisario procedente del hipotálamo. Esta hormona tiene diferentes tejidos diana que van a producir sobre todo efectos anabólicos promoviendo la síntesis proteica...etc. Pero no es mi objetivo, al menos en esta entrada, explicar todas la rutas y todo el proceso. Como ya he dicho depende de varios factores, el fisiológico es muy importante, pero no el único.

 

La talla adulta, la estatura, está determinada genéticamente, el que se alcance o no depende de otros factores.

 

Uno de los factores claves en el crecimiento es una correcta alimentación, una dieta adecuada va a facilitar que se alcance la talla potencial determinada genéticamente. Como ya hemos dicho fisiológicamente el crecimiento está controlado por hormonas que promueven reacciones anabólicas, entre ellas la síntesis de proteínas por ejemplo. Y para la síntesis de proteínas deben haber aminoácidos disponibles y muchos de ellos sólo se pueden incorporar a través de la dieta. Este es un ejemplo, pero hay muchos más, como el requerimiento de elevados niveles de Ca, ya que es necesario para la correcta formación del hueso...

 

Otro factor importante que puede influir es el estrés. Cuando el niñ@ está estresado sus glándulas suprarrenales empiezan a secretar cortisol, este cortisol tiene efectos catabólicos, es decir moviliza los azúcares, los ácidos grasos...para utilizarlos de forma inmediata en un estado de máxima alerta. Mientras estos nutrientes están preparados para ser catabolizados no están disponibles para el crecimiento y por tanto el estrés dificulta el crecimiento.

 

Por tanto para optimizar el crecimiento del niñ@ lo mejor es que crezca en un ambiente sano, con una alimentación equilibrada y libre de estrés. Si se cumplen estás pautas los demás factores se regularan por si solos y los ritmos de crecimiento serán correctos. Cuando todos estos factores se cumplen y los ritmos de crecimiento siguen sin ser normales es aconsejable acudir al médico para que nos aporte soluciones.

1 comentario :

Anónimo dijo...

se ve que yo crecí en un ambiente de total estrés y como además no comías pues...
saludos!