Buscar este blog

Cargando...

miércoles, 5 de mayo de 2010

Accidentes por descompresión

Tras la duda surgida en un post, nada mejor que explicar las adaptaciones del sistema respiratorio en el océano, de forma más amplia.

exp_546_0.jpg Un problema para los organismos buceadores que respiran aire (incluidos los humanos) surge en las profundidades del océano, donde aguantar la respiración por mucho tiempo es de vital importancia. Algunas de las adaptaciones lógicas son mantener los órganos vitales abastecidos de oxígeno, de modo que en pinnípedos y cetáceos se da casi el 90% del intercambio de oxígeno con pulmones en cada respiración, en lugar del “mísero” 20% que se da en humanos. Estos organismos tienen además una mayor cantidad de sangre y con una mayor concentración de eritrocitos, por tanto una mayor cantidad de hemoglobina (y de mioglobina en músculo). Otra adaptación es reducir el consumo de oxígeno al mínimo, descendiendo el ritmo del corazón y haciendo mínimo el flujo destinado a partes no vitales del cuerpo, como son las extremidades y el intestino.

Otro problema es la presencia de grandes cantidades de nitrógeno en el aire (casi el 70% del volumen total). El nitrógeno se disuelve mejor en las altas presiones de las grandes profundidades (que aumenta 1 atmósfera por cada 10 metros descendidos), de modo que la sangre capta nitrógeno a estas profundidades. Si la presión fuese liberada rápidamente, el nitrógeno no se disolvería y se formarían burbujas. Los llamados accidentes por descompresión en humanos son dados por la formación de burbujas de nitrógeno en la sangre que se pueden alojar en las articulaciones y bloquear el flujo sanguíneo entre órganos tan importantes como podría ser el cerebro, este fenómeno se resuelve en los mamíferos marinos por medio de una adaptación para evitar que el nitrógeno se disuelva en la sangre.

A diferencia de los humanos, cuyos pulmones funcionan igual estando en tierra que bajo el agua, los de los mamíferos marinos, se colapsan, gracias a que su caja torácica es flexible y se contrae con la presión del agua. Esto lleva a que el aire salga de las áreas periféricas de los pulmones donde el aire se difunde a la sangre y sea desplazado hacia el interior de los pulmones, donde se absorbe muy poco nitrógeno.

Respecto al intercambio gaseoso de otros organismos, se conoce que los moluscos poseen pigmentos para la captación de oxígeno como son hemocianina, además de hemoglobina y mioglobina. La mayoría tienen branquias o ctenidios aunque algunos las han perdido y dependen de branquias derivadas secundariamente o del intercambio de gases a través del manto o de la superficie del cuerpo. La mayoría de crustáceos también lleva a cabo el intercambio gaseoso a partir de branquias adosadas a algunos apéndices. En la mayoría de filos que comprenden “gusanos”, se lleva a cabo por medio de la superficie del cuerpo.

Para acabar os dejo a modo de curiosidad un video sobre el récord del mundo de buceo de descenso a pulmón… no sé si actualmente lo habrán superado, pero el récord anda por los 88 metros.

No hay comentarios :