jueves, 21 de abril de 2011

Los plátanos y el agua contaminada

Los plátanos y el agua contaminada Si hace unos días David nos dio la idea de vacunarnos comiendo plátanos, hoy vemos otra aplicación contra el agua contaminada, si es que la fruta es buena para todo… además, ¿sabías que una cáscara de plátano puede tardar hasta dos años en biodegradarse? Sería bastante útil en este sentido encontrarle alguna aplicación para reciclar estas cáscaras.



Hace unos cuantos días salió la noticia de que investigadores de Brasil habían encontrado en los plátanos una pequeña solución al agua contaminada. Estudios con cáscaras aplastadas y con polvo de cáscara habían sido capaces de captar plomo y cobre en muestras de agua contaminada, permitiendo la detección de estos metales tóxicos que en grandes cantidades son perjudiciales para la salud, ya que pueden provocar nauseas, patologías hepáticas y daños cerebrales. Quizás no sea la panacea para aquellos que tenemos la suerte de vivir en un país desarrollado, sin embargo en países más pobres o en desarrollo, donde el agua tiene unas condiciones precarias puede resultar interesante, ya que los métodos de análisis más escuetos no siempre están al alcance de todos los bolsillos, ni llegan a todos los continentes.

Aun así es una propuesta que se está investigando y todavía faltan más pruebas. Los investigadores afirmaron que la gente que lea esto, no debe creer que con una cáscara de plátano convertimos un cubo de agua no potable en potable, pero se espera que con el tiempo se llegue a la aplicación en entornos más industriales como una forma no tóxica de limpieza de embalses u otras acumulaciones de agua contaminadas.

En la búsqueda de formas de detección y eliminación de los metales pesados del agua, se ha trabajado con caña de azúcar, fibras de coco y cáscaras de manzana, pero el plátano parece ser el mejor aliado, ya que contiene proteínas capaces de unir estos metales, no los elimina, pero sí ayuda a aglomerarlos formando cúmulos hasta 20 veces más concentrados, de modo que se facilita así la detección incluso con instrumentos más o menos sencillos. Así pues, si esto funciona, el polvo de cáscara de plátano puede ser una estrategia útil para la detección de los tan problemáticos metales pesados. Queda analizar más variedades de plátanos y sus distintos niveles de maduración para poder optimizar el rendimiento.

2 comentarios :

Ignacio dijo...

Muy interesante para un biotecnologo

Munani dijo...

Hola, q tal? :) soy un estudiante de genética y biotecnología en Lima, Perú. Revisando tus entradas pude ver una de julio del 2008 relacionada a la reducción del genoma por endosimbiosis bacteriana. Muy interesante. Pero quisiera saber cómo se produce esta reducción a un nivel molecular (¿pasa en la transcripción?¿en la traducción?¿antes de la mitosis?) Acudo a tu blog porque desarrollas muy bien estos temas de biología que son de mi interés.

Yo tmb tengo un blog pero es de tónica personal XD a pesar de mis clases trato de mantenerlo activo, me gusta retar mi creatividad y expresar algunas cosillas menos científicas en ese blog ^^. Aunque sería genial ser un aporte tmb del conocimiento de mi carrera como tú lo haces. Bueno, me puedes rsponder a jruafer@hotmail.com en el caso de que lo hicieras, te lo agradecería un montón :)

Un gran saludo desde Perú