miércoles, 1 de junio de 2011

Aviones, vencejos y golondrinas.

 

clip_image002Aprovechando que el domingo pasado me encontré con un pequeño, joven y desamparado ejemplar del conocido como vulgarmente avión común, hoy os traigo las diferencias básicas entre varias especies que quizás todos conozcáis como golondrinas en general.

Pertenecientes al orden Passeriformes y a la familia Hirundinidae, podemos encontrar entre otras especies, la golondrina común (Hirundo rustica) y el avión común (Delichon urbica). El vencejo común (Apus apus) es otra especie similar, pero en este caso pertenece a otro orden, Apodiforme y familia, los Apodidae.

El avión común, Delichon urbica, de unos 13-15 centímetros, se caracteriza por poseer el dorso con matices azul oscuro brillante y la cola más o menos escotada y corta en comparación con la de las golondrinas comunes, además la parte ventral es blanca completamente. Si algo los caracteriza son sus patas recubiertas de plumas. Suele habitar una gran variedad de lugares, entre los cuales prefiere los núcleos urbanos además, se trata de una especie colonial. De hecho, podemos observar a menudo sus nidos en forma de media copa, en los balcones de las casas o en paredes altas. Si os fijáis los que vivís en España, esta especie nos acompaña y despierta en las mañanas de verano, migrando hacia el sur de África para pasar allí el invierno. Cada año volverán a su nido, en el cual participan en su construcción tanto el macho como la hembra y lo hacen disponiendo sucesivas capas de barro y dejando una entrada tan pequeña que será imposible de invadir por otras especies. La alimentación es a base de pequeños insectos, moscas y escarabajos son sus platos preferidos.

clip_image004

clip_image006

La golondrina común, Hirundo rustica, posee un tamaño algo mayor que el avión común, puede alcanzar los 19 centímetros, tiene el pico corto y las alas estrechas y grandes en comparación con el cuerpo. La cola es larga y ahorquillada. La cabeza tiene una coloración azul brillante y el lomo, las alas y la cola suelen tener una tonalidad más rojiza. La parte ventral es blanca o ligeramente amarillenta. También podéis encontrarla por territorios españoles durante las épocas más cálidas, que es cuando efectuará la puesta. En invierno migra hacia el hemisferio sur. Su nido es a base de hierba y barro, también en forma de media copa y fijado a paredes, sin embargo, la hembra permanece en el nido cuidando de los polluelos y el macho es el encargado de salir a buscar el alimento, basado en insectos cazados al vuelo. Cuando los polluelos alcanzan un determinado tamaño, la madre los enseñará a volar.

clip_image008

El vencejo común, Apus apus, se distingue fácilmente por su parte ventral oscura a diferencia de las dos especies anteriores, que la tenían blanca. Tienen la cola poco ahorquillada, la boca muy ancha y grande y su plumaje oscuro, sólo destaca bajo la boca una mancha blanca o grisácea. Se ha visto que estos organismos pasan la mayoría del día en el aire, comiendo, copulando e incluso durmiendo en suspensión. Únicamente se posan sobre alguna estructura para la puesta de huevos, la incubación y la alimentación de los polluelos. Durante el sueño, el movimiento de las alas se reduce considerablemente, desde los 10 aleteos habituales por segundo, hasta los 7. En esta especie, los polluelos abandonan el nido volando, sin que haya aprendizaje previo. También se trata de un ave migradora, donde en verano aparece en Europa, pero en invierno migra hacia el sur de África en busca de temperaturas más benévolas. Suele anidar también en núcleos urbanos, siendo fiel a su lugar de anidamiento, al cual volverán año tras año. Su alimentación es también insectívora.

clip_image010

Por estas fechas, no es difícil encontrar por las calles algún polluelo perdido, que ha caído del nido. En estos casos, los gatos son su principal enemigo. En la imagen que se muestra a continuación podéis ver las principales diferencias. Ahora ya no tenéis excusa para llamar golondrina a todo, recordad que también hay aviones y vencejos.

6 comentarios :

Anónimo dijo...

Hola!

Gracias a tí acabo de descubrir que desde hace una semana tengo en casa una cría de avión común, yo pensaba que era un vencejo pero ya veo que no. Lo cogí porque estaba en medio de una calle y no veía muy posible que allí tuviese
oportunidad de sobrevivir. Le estoy dando de comer una pasta que hago con huevo cocido y salchicha. No se si podrías darme algún consejo. No se muy bien cómo es mejor soltarlo. Te estaría muy agradecida.

Un saludo, Esther.

Anónimo dijo...

Hola!

Gracias a tí acabo de descubrir que desde hace una semana tengo en casa una cría de avión común, yo pensaba que era un vencejo pero ya veo que no. Lo cogí porque estaba en medio de una calle y no veía muy posible que allí tuviese
oportunidad de sobrevivir. Le estoy dando de comer una pasta que hago con huevo cocido y salchicha. No se si podrías darme algún consejo. No se muy bien cómo es mejor soltarlo. Te estaría muy agradecida.

Un saludo, Esther.

Chantal dijo...

Hola!

Pues la verdad es que son bastante autónomos, de modo que si tu lo ves ya "crecidito", es decir que si ves que intenta volar y se medio busca la vida, lo puedes llevar a un Parque o sitio abierto donde veas volar de su misma especie y consideres con menos peligros, y él mismo echará a volar y se buscará su propio alimento. En mi caso lo dejé en el patio de mi casa y un día desapareció... desde entonces que no paro de mirar todos los que circulan de su misma especie por allí... igual uno de ellos sea el que yo ayudé. Como ves es bastante gratificante haber salvado una vida. :)
Saludos Esther!

Anónimo dijo...

He observado(7mayo2016) como al atardecer un grupo de 4 vencejos volando a toda velocidad se enganchaban en los nidos de aviones, con la consiguiente repulsa de los aviones, consiguiendo algunos de ellos quedarse enganchados en los nidos de barro por un periodo que oscila entre pocos minutos a 45 minutos cronometrados. Se produce sobre todo después del ocaso siendo sus pasadas a veces rechazadas por una pareja de gorriones que estan criando cerca en las celocias de un lavadero. Mi pregunta es si este comportamiento es normal o si lo habéis observado alguna vez. También he visto como una cernícala común atacaba un nido de avión agarrandose con sus zarpas al nido y rompiendolo con el pico para llevarse una cria de avión. En este caso la misma pregunta. Un saludo de Manuel(un aficionado).

David Talens dijo...

Hola Manuel,

No conozco demasiado bien el comportamiento de estos animales, soy biólogo, pero mi especialidad no es la ornitología. Aún así supongo que esos 45 minutos que espera sera para ver si hay suerte y en un descuido puede invadir el nido. Por otro lado los cernícalos si suelen romper nidos de otras especies, incluso en algunos casos se han visto ataques a jaulas de aves domésticas mientras están en el balcón. Un saludo y gracias por leernos!

Silvia Doña dijo...

Hola. He comprado una casa en un pueblo y en la cornisa hay 5 nidos de avión. El año pasado pude disfrutar de ver a los polluelos crecer y este año han vuelto. Ahora están reparando los nidos que están en muy buen estado porque a mi ni se me ha ocurrido tocarlos, a diferencia de mis vecinos que no permiten ni que pongan un pegote de barro. Una pena esa falta de respeto hacia la naturaleza. Mis hijas disfrutan mucho viendo cómo entran y salen de los nidos. Una buena lección que no aprenden en el cole.