Buscar este blog

Cargando...

viernes, 17 de junio de 2011

Fertilizantes que deterioran las praderas submarinas

 

imageEl afán por el empleo de fertilizantes para potenciar el crecimiento de las especies, nos hacen tropezar una vez más en consecuencias inesperadas, con grandes repercusiones de difícil solución. Esta vez, estudios demuestran los efectos de los fertilizantes sobre las praderas de fanerógamas marinas, especies muy amenazadas que en algunas zonas están catalogadas en peligro.

Como sabéis, la importancia de las praderas submarinas radica en la gran biodiversidad que alberga, tanto de adultos, como de larvas de muchas especies, herbívoros, organismos que habitan sobre las hojas, así como predadores que acuden a ellas en busca de presas escondidas. Son un importante sumidero de CO2 y como vegetales que son proporcionan al medio una gran cantidad de oxígeno, ayudando a la oxigenación de las aguas. Así mismo, actúan también como protección de la costa, reteniendo con las raíces el sustrato y haciendo menos salvaje la rotura de las olas contra el fondo para evitar la erosión.

Un estudio llevado a cabo por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y publicado en la revista Ecological Applications ha determinado los efectos que pueden acarrear el empleo masivo de fertilizantes procedentes de la agricultura industrial, sobre todo a nivel de praderas de fanerógamas marinas. Al parecer, la elevada cantidad de fertilizantes que llegan al océano, provocarían un incremento notable de la concentración de nutrientes próximo a una situación de eutrofización, lo que llevaría a una pérdida drástica de las praderas, con toda la pérdida de biodiversidad asociada que ello provoca.

La evaluación de los daños se llevó a cabo a partir de la adición de un exceso de nutrientes a una pradera submarina, obteniendo a los seis meses como resultado una pradera prácticamente erradicada, con una importante disminución en la abundancia de peces, camarones y larvas, además de un aumento de la turbidez de la zona. Sin embargo, también se vio que el incremento de fertilizantes podría no afectar notablemente a su capacidad de absorción de carbono, ni a su productividad, por lo que se calificaron los impactos como dispares, pudiendo afectar de forma negativa, neutra o positiva al ecosistema, por lo que todo dependerá del medio que queramos preservar. En este caso, la importancia de las praderas por toda la diversidad de albergan lleva a pensar en la necesidad de controles rigurosos de fertilizantes, puesto que la pérdida sería muy perjudicial. Pensemos pues cada vez que vayamos a emplear fertilizantes, si son realmente necesarios y si estamos utilizando la cantidad adecuada y no excesos que puedan tener después graves repercusiones sobre otros ambientes.

Para los que queráis saber alguna curiosidad más sobre las praderas de Posidonia y sus amenazas, os dejo este video:

 

2 comentarios :

Anónimo dijo...

Hola Chantal, tengo un par de preguntas, lo que más me ha impactado es:

¿Por qué destruyen una pradera submarina para evaluar los daños, sabes si están trabajando para recuperarlo ?

Te puedo preguntar sobre un tema poco relacionado ? Sabes que los motores de vehículos actuales funcionan bien con alcohol y con aceite de freír por ejemplo. El principal problema de que no se usen estos compuestos es que no hay terrenos para hacer cultivos específicos para obtener esos productos. Pienso que mejorando la eficacia de la agricultura este problema se podría resolver, ya que el petróleo según dicen los petroleros está en sus últimas o al menos su precio está disparándose. Ya sé que no tiene mucho que ver con el tema de las praderas pero qué opinas sobre ello ?

Anónimo dijo...

Yo también me hice la misma pregunta cuando leí el artículo. ¿Qué sentido tiene hacer un experimento en el que ya sabes de antemano los resultados que vas a obtener? Es decir, que dependiendo de lo que quieras conseguir, las conclusiones serán diferentes. Además, sabiendo que los fertilizantes inorgánicos son productos quimicos, que añadidos en exceso pueden deteriorar el suelo al que se apliquen, ¿Que sentido tiene echar fertilizantes al mar y contaminarlo, simplemente para realizar un estudio y poder después publicarlo? Me parece simplemente una aberración. Los científicos deberían cuidar el tipo de experimentos que realizan y no poner en peligro los ecosistemas.