Buscar este blog

Cargando...

miércoles, 4 de abril de 2012

¡¡Póngame dos riñones y una vejiga!!

Esto podría ser perfectamente el pedido en una casquería, pero no lo es, puede que sea el pedido a una fábrica de órganos. Vale, que sí, que todavía no existen…pero, ¿y si os digo que estamos camino de ello?

Es cierto que los trasplantes de órganos salvan al año a mucha gente, pero también es cierto que los que hay disponibles son limitados. Hay largas listas de espera y mucha gente no llega a ver el día en que un órgano nuevo llegue y se queda en el camino. Esta situación ha promovido que en el mundo se levante un negocio de tráfico de órganos que lleva a situaciones tan extremas como secuestrar a gente para extraer y vender sus órganos al mejor postor.

Gracias a los avances en investigación somos capaces de crecer células de todo tipo en placa. ¿Por qué no construir órganos de la misma manera? El problema es que durante el desarrollo hay un conjunto de señales intercelulares y también con la matriz extracelular que van dirigiendo la diferenciación de las células a los distintos tipos, además de dirigir su localización y agrupación. De esta manera, por ejemplo, en el caso de la vejiga urinaria las células epiteliales quedan en la capa más interna (en contacto con la orina), por debajo hay una capa de musculatura y entre ella los distintos vasos que irrigan la zona y aportan los nutrientes necesarios.

El problema actual es desarrollar toda esa complejidad fuera de un organismo, y sobre todo aportar los “andamios” necesarios para que se instalen las células, cada una en su posición pertinente y que además sean capaces de desarrollar su función, su trabajo, en el conjunto del tejido. Es ahora cuando se deben aplicar todos esos conocimientos adquiridos durante años de investigación básica, en muchas ocasiones cuestionados, y revisar que la proteína “X” interviene en la fijación de la célula a la matriz “Z” que además transduce la señal de diferenciación a cardiomiocito.

Quedan años para ver estos órganos manufacturados en pacientes, no obstante avanzan a una velocidad importante y poco a poco se están resolviendo los inconvenientes que impiden dar ese salto, y si no mirad el siguiente reportaje:

No hay comentarios :