Buscar este blog

Cargando...

miércoles, 24 de octubre de 2012

La bebida Monster Energy punto de mira y una explicación científica para esto…

imgresVamos a ver…primero que nada desde Biogenmol sentimos la muerte de esta gente a causa de la bebida. Como muchos habréis escuchado en los medios la última muerte se produjo en Diciembre del año pasado cuando una adolescente falleció por arritmia cardíaca el mismo día que ingirió dos latas de esta bebida. ¿Tiene la culpa de estas muertes la compañía? Directamente ya os digo que no. ¿Queréis sabe por qué?

Las bebidas energéticas, como bien dice su nombre, son estimulantes como el café o la Coca Cola. Sin embargo se suelen caracterizar por tener elevados niveles de cafeína.

La cafeína…¿Cuantos estudiantes habrán aguantado largas horas de estudio gracias a ella? ¿Pero qué le pasa cuando entra en nuestro cuerpo?

Como ya sabéis la cafeína es un alcaloide (sí, como la cocaína) perteneciente al grupo de las xantinas. Por su estructura molecular es un antagonista de los receptores de adenosina de las neuronas. Ésta actúa como un inhibidor competitivo, ya que acapara los sitios de unión para la adenosina, con lo cual contrarresta el efecto de esta sobre el cerebro, que es sencillamente todo lo contrario a lo que se consigue con la cafeína, ya que actúa disminuyendo la actividad cerebral, disminuyendo el flujo sanguíneo, etc.

Cuando ingerimos la cafeína, como cualquier otro tipo de droga, es metabolizada (para ser eliminada) generando una serie de metabolitos. En el caso de la cafeína nos encontramos con la paraxantina, que es la más abundante, la teobromina y la teofilina.

El metabolismo de la cafeína se produce en el hígado por la isoenzima 1A2 del CYP450 (Citocromo P450). Estos enzimas son muy polimórficos y en la población existen distintas variantes del gen, unas más activas que otras. Es aquí donde puede estar la causa de esta chica y del resto de gente.

La cantidad de cafeína en la bebida que tomo esta chica es el equivalente al de 14 latas  de Coca-Cola. Con lo cual si bebió 2 latas es como si hubiese tomado 28 latas. Si a esto sumamos que la chica, tal vez, pertenezca a esa parte de la población con un genotipo correspondiente a pobre metabolizador para la cafeína tenemos la combinación perfecta para explicar su muerte.

Si la cafeína no se metaboliza no se puede eliminar a través de la orina, con lo cual se acumula en sangre y su vida media se ve incrementada. Cuando los niveles de cafeína son elevados el efecto estimulante da lugar a contracciones musculares involuntarias (fasciculaciones), ansiedad, pánico, y entre ellos el incremento del ritmo cardiáco que puede acabar con la muerte del consumidor por paro cardíaco.

Por tanto, ¿es la compañía responsable directa de la muerte de la chica? Desde mi punto de vista no, tanto ella como los otros 5 probablemente han fallecido intoxicados por la cafeína, pero no por el elevado contenido de la lata, si no porque por su genética no han sido capaces de metabolizar esos niveles como lo haría una persona normal. Yo lo compararía con la muerte de un alérgico a la lactosa por la ingesta de un vaso de leche, no puedes demandar a la compañía por esto. El problema es que la intolerancia a la lactosa es más o menos fácil de detectar, pero un polimorfismo en los citocromos sólo se detecta mediante el genotipado, es decir mediante el análisis de esos genes…¿quien hace eso? Poca gente, menos aquellos que deben someterse a quimioterapia, aquí si que en ocasiones se realiza un genotipado en algunos hospitales.

Con lo cual a estas familias, como mucho, les queda reclamar por el etiquetado que debe especificar claramente el contenido de cafeína, aunque me temo que esto tampoco hubiese evitado dichas muertes. ¿Qué opináis de todo esto?

P.D: No tengo acciones con la compañía, sólo intento aportar una visión científica acerca de este tema.

6 comentarios :

icdeo dijo...

¿Una lata de Monster equivale a 14 de Coca Cola? Eso es una barbaridad de cafeína. Tendría que ser obligatorio que pusieran en las latas la cafeína que llevan.

David Talens dijo...

Yo no he tenido un bote de estos en mis manos...pero supongo que al menos la concentración numérica la pondrá...y si no es así pues podrían tomar acciones legales en este sentido. Pero la equivalencia en refresco de cola o tazas de café no creo que lo pongan nunca...

Anónimo dijo...

Hola, pues es verdad que las personas deberíamos comprar con algo más de consciencia, no solo probar las cosas solo por su novedad o la publicidad con que nos hayan iluminado la materia gris. La cuestión es: si no necesito esto, ¿para qué lo compro? ¿Compro en base a mis necesidades sabiendo lo que compro? Tal vez con este ideario los fenecidos ahora pudieran contarlo.

Ahora bien, achacar a la genética o a causas naturales 6 muertes causadas por un producto no me parece una postura imparcial. ¿Por qué tendría que haber unas personas más sensibles que otras A UN PRODUCTO TÓXICO? O en este caso: a un producto en una dosis potencialmente peligrosa. Si la dosis de cafeína es elevada para el organismo, no deberían venderla. Las reacciones alérgicas tampoco son naturales, pero no se deben a sustancias tóxicas, en cambio una alta dosis de cafeína sí es dañina. Es diferente, pienso.

David Talens dijo...

Hola Anónimo, a ver respecto a esto: "¿Por qué tendría que haber unas personas más sensibles que otras A UN PRODUCTO TÓXICO?". No es porque tendría que haber, es que hay personas más sensibles que otras a una sustancia, todo depende de la capacidad de metabolizarla y esto se relaciona directamente con la genética. Yo he tomado latas de otra bebida similar a esta, 2 seguidas en una noche y he dormido como un tronco...sólo ha provocado 6 muertes entre millones y millones de consumidores, te sorprendería saber el número de muertes que produce el paracetamol (te aconsejo que lo busques)...

Anónimo dijo...

Si, en eso estoy de acuerdo los medicamentos causan muchisimas muertes y no por su mal uso o sobredosis, sino por sus efectos secundarios. Otro ejemplo sería el tabaco: todo el mundo está informado de que daña al organismo pero se sigue consumiendo. Todo esto nadie lo puede negar: toda ganancia multimillonaria tiene sus mártires.

También se debe a nuestro estilo de vida: al no hacer ya la gente cosas por y para si misma (sobretodo si vive en ciudades grandes), depende de productos de los que puede ignorar totalmente la procedencia o los efectos. Productos extraños como Monster Energy. Hay muchas cosas en los estantes de un supermercado de las que ignoramos, a proposito de sus fabricantes, muchas cosas. No todo se corresponde con la abeja risueña del cajetín de cereales ni festejan las vacas estabuladas. La animada decoración de un envoltorio no es garantía de buena salud.

Anónimo dijo...

Hola a todos. Soy una estudiante de Farmacia y consumidora habitual de Monster por todas las horas que me paso estudiando, para lo que necesito muchas horas de concentración que el café ya no me ofrece.

Lo primero de todo. Una lata de Monster de 500 mL tiene 145 g de cafeína, publicado por algunos estudios en medios de comunicación. Una lata de Coca Cola de 330 mL, 90. Es decir, en una lata de Monster no hay la cafeína de 14 latas de Coca-Cola ni jartos a vino, si acaso hay aproximadamente 2 latas de Coca-Cola. Es cierto que el Monster, por ser una bebida energética y por venderse únicamente en envase grande, es un producto que aporta muchísima cafeína al organismo y eso puede llevar a error.

En lo que sí que estoy muy de acuerdo es en regular su venta. El Monster, el Red Bull y el resto de bebidas energéticas del mercado no son bebidas de uso recreacional para niños y adolescentes cuando salen el viernes por la tarde, y mucho menos para mezclarlas con alcohol. El cóctel de consumir una sustancia depresora y otra estimulante del sistema nervioso central puede ser mortal.

Monster y cía. son bebidas diseñadas para momentos de sobreesfuerzo en los que se necesitan unos efectos estimulantes concretos. David Talens se ha explicado bien.

El anónimo que le contesta falla en una cosa. Los fármacos causan muertes por sobredosis sobre todo (que al fin y al cabo es un mal uso), quienes llevan a una exacerbación de los efectos secundarios. Los efectos secundarios en sí con un uso correcto del fármaco no son graves la gran mayoría de veces.

Los medicamentos 'nuevos' en el mercado pueden causar la muerte por sus efectos secundarios (por simple falta de historia de uso del fármaco), pero normalmente la Farmacovigilancia (el proceso legal que vigila que un fármaco ya en el mercado sea seguro y efectivo) evita estas muertes gracias a las alertas que se dan a la AEMPS (Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, todos los países tienen su homólogo).

Yo estoy a favor del consumo de estas bebidas, siempre que se haga en el momento, cantidad y modo oportunos. Desde luego los niños y adolescentes no deberían ni olerlas y mucho menos con alcohol. No digo restringir su venta a los mayores de edad pero sí limitarla. Ver por el pueblo a niños de 12, 13 años consumiendo latas de Rockstar o Monster Rehab como si de un zumo se tratara es casi escalofriante.