Buscar este blog

Cargando...

martes, 20 de abril de 2010

El mundo abisal

 

Para aquellos que os gusta la biología marina, he aquí un video con imágenes de prácticamente todas las entradas que hemos descrito sobre características de los organismos del océano.

Las adaptaciones a la vida en el mar son infinitas ya comentamos algunas de ellas en el post ¿Por qué las gambas son del color que son? Sin embargo, hoy nos centraremos en las adaptaciones que se dan en el mundo de la oscuridad perpetua, es decir, la zona abisal, a partir de los 4000 metros de profundidad.

En primer lugar, en este video, aparece el conocido como pez pescador, una especie abisal pelágica típica cuya aleta dorsal está modificada formando algo parecido a un mástil que suelen agitar delante de la boca. En el extremo del mástil, una pequeña masa de tejido carnoso con bacterias biolumisicentes simbiontes la hacen brillar de forma seductora para atraer a las presas. En la mayoría de especies de peces pescadores, sólo las hembras tienen este mástil, aunque este señuelo, faro o pedúnculo luminoso puede encontrarse también en los alrededores de la boca o en los barbillones.

Los ctenóforos, son un grupo comprendido por unas 100 especies exclusivamente marinas, cuyo cuerpo gelatinoso recuerda al de una medusa, sin embargo no lo son. Estos curiosos individuos poseen 8 peculiares hileras longitudinales de peines ciliados que baten continuamente en el mismo sentido formando ondas controladas por un estatocisto apical, reflejando la luz y creando el efecto multicolor que se puede observar en el video. No suelen moverse demasiado, sino que llevan a cabo movimientos de ascenso-descenso en busca de alimento. Pueden consumir gran cantidad de larvas de peces además de plancton. Algunas tienen dos largos tentáculos con células adhesivas llamadas coloblastos que utilizan para capturar a sus presas, algunos posclip_image002en cnidos que han robado a sus presas ya que no son capaces de fabricarlos.

Otra curiosidad que aparece, son las nubes luminosas o destellos en algunos crustáceos. Éstos pueden usar la biofotogénesis llevada a cabo en cámaras fotogénicas, para evitar ser capturados disuadiendo y despistando a su depredador, ya que al emitir un destello se les descubre, asusta o deslumbra en una zona en donde predomina la oscuridad.

Sin embargo, la zona abisal es todavía hoy un mundo bastante desconocido por su difícil acceso. Estas zonas frías, oscuras y habitadas por criaturas extrañas y de aspecto terrible, recuerdan muchas veces al espacio exterior de las películas de ciencia ficción.

5 comentarios :

Víctor del Castillo dijo...

Qué bonito video Chantal, lo que es sorprendente es el grado de detalle con que se puede filmar a esas profundidades, supongo que no será muy difícil en el caso de un ctenóforo previa captura, por ejemplo, pero sí para el pez-señuelo (ignoro su nombre) por ejemplo, o para los calamares con los puntos de luz...

Poder hacer esto me parece un gran paso, supongo que se emplean ROV's (vehículos de control remoto) o AUV's (vehículos autónomos) especiales para este tipo de proyectos de toma de muestras, filmación etc...

Yo no viviría muy tranquilo ahí abajo :). Un saludo.

Chantal Deruelle Micó dijo...

Supongo que para filmarlos será cuestión de suerte, a base de dejar la cámara un rato largo y esperar a que algunos organismos se sientan atraídos por la luz.

A mi lo que más me sorprende es que aquello parece otro mundo, está repleto de organismos extraños y curiosos, adaptados a unas condiciones que en principio podríamos pensar inhabitadas o parcialmente habitadas por unas poquísimas especies.
Gracias por tu comentario ;)

Víctor del Castillo dijo...

Bueno es lo que nos contó el profesor en Bio marina, es una zona con muy poca biomasa (normal, por la escasez de alimento) pero con mucha biodiversidad. Lo que antes no se sabía es que había una excelente fuente de energía ahí abajo, tanto térmica como luminosa, y es donde se concentra este curioso ecosistema :).

A mí lo que me sorprende mucho es por qué si nosotros nos hundimos hasta una cierta profundidad (no sé cuál) podemos reventar, sin contar con los problemas de la descompresión (burbujas de aire en la sangre...), estos organismos consiguen aguantar tantísima presión como hay a 4.000 metros o más de profundidad. ¿Tú recuerdas si nos lo han explicado o sabes algo?

Sí nos lo explicaron en el caso de cachalotes, mamíferos marinos... el sistema de costillas retraíbles, bajo ritmo cardíaco etc... pero no en el caso de todos esos crustáceos, gusanos y bivalvos que por ahí viven, así como peces.. Sería curioso saberlo.

Espero que no sea tarde para continuar el mensaje :).

Chantal Deruelle Micó dijo...

Respecto a lo que comentas de crustáceos y bivalvos la verdad es que no he encontrado nada, en todos los sitios comentan las branquias y los pigmentos y poco más. Igual un día de estos lo damos en clase. Ya que has sacado tú el tema, he publicado un post que trata algunas de las adaptaciones respiratorias a las profundidades. Gracias por el comentario. :)

Anónimo dijo...

que bueno la biologia abisal interesante lo que masq ueiro son los animales los vo a estudiar