Buscar este blog

Cargando...

lunes, 25 de julio de 2011

Ganando la batalla al picudo

[image[9].png]Muchos de vosotros conoceréis o habréis sufrido en vuestros propios jardines el acecho de el picudo rojo sobre las palmeras, nosotros mismos os hablamos hace unos meses acerca de ellos y su ciclo vital. Puede que gracias a una empresa biotecnológica llamada Glen Biotech S.L. se acabe este suplicio para las palmeras.

 

 

Una vez más el encargado de acabar con esta plaga no es ningún producto de síntesis química ni nada artificial, se trata de un enemigo natural de estos insectos, el hongo filamentoso Beauveria bassiana. Si sois seguidores asiduos del blog tal vez os resulte familiar el nombre de este hongo, y es que le dedicamos una entrada completa cuando hablamos de Un hongo para ganar la batalla a otro hongo.

Esta vez nuestro protagonista ha sido la herramienta utilizada por la firma alicantina Glen Biotech S.L. para hacer frente al picudo. Tal y como ya os conté en el post dedicado a Beauveria, este hongo posee unos enzimas con actividad quitinasa que utiliza para degradar las paredes compuestas de quitina. En la entrada anterior se utilizaba como fuente biotecnológica para la elaboración de una planta transgénica capaz de defenderse del ataque de otro hongo.

Esta vez Beauveria va a ser el verdugo del picudo rojo. El tratamiento consiste en la dispersión de esporas del hongo en la zona de la copa de la palmera, donde se encuentra uno de los principales puntos de acceso del adulto a la hora de depositar los huevos. Estas esporas quedan adheridas a los adultos y cuando entran al interior de las galerías elaboradas por las larvas de generaciones anteriores las dispersan. De esta forma el producto penetra por completo en el interior de la palmera, a diferencia de otros que sólo quedan en la superficie.

[image[12].png]Una vez germinan las esporas del hongo crecen sobre las cutículas, secretan enzimas quitinásicos y forman unas estructuras llamadas apresorios que ejercen presión mecánica sobre la cutícula del insecto. Al final las hifas consiguen penetrar en la linfa del insecto y se extienden a través de su interior, colonizándolo, absorbiendo sus nutrientes y finalmente acabando con su vida.

Este bioplaguicida resulta eficiente durante unos 3 meses, a diferencia de los otros actuales que sólo son eficientes durante un mes. Veremos qué tal progresan los tratamientos y si finalmente existe un rayo de esperanza para las palmeras de la zona del mediterráneo.

Os dejo con uno de los artículos fruto de dichas investigaciones antes de conseguir el producto final:

image

No hay comentarios :