martes, 18 de septiembre de 2012

La historia ecológica de la humanidad

Todos sabemos algo acerca de la historia de la humimageanidad, pero ¿nos hemos parado a pensar cómo la sucesión de descubrimientos ha afectado a la historia ecológica de la Tierra? En este post, repasaremos algunos de los fenómenos más importantes que han hecho cambiar nuestro modo de vida con respecto a nuestro entorno, además al final tenéis una pequeña reflexión que todos deberíamos hacer, si queremos mejorar la situación actual del medio ambiente.

A lo largo de toda la historia de la humanidad, los seres humanos han ido extrayendo de su entorno y empleando aquello necesario para su supervivencia. La evolución y mejora tecnológica han hecho que aumente la capacidad de extracción y la optimización de esta, hechos que llevan a generar cada vez mayor cantidad de residuos y productos intermediarios muchas veces contaminantes, todo ello, acompañado de una gran necesidad de aporte energético. ¿Pero cómo empezó todo?

En la prehistoria, los humanos se dedicaban a la recolección y a la caza, pero su interacción con los recursos del medio ambiente, no iban más allá de lo estrictamente necesario para sclip_image002obrevivir, además se movían en busca de los recursos. Como los utensilios con los que contaban eran muy básicos y hechos a base de huesos, piedras y maderas, el procesamientos de los alimentos era mínimo y por tanto los residuos generados también. Digamos que había una total armonía medio ambiente-humanos. Con el posterior descubrimiento del fuego, se sedentarizan actuando un poco más en su entorno, pero sin llegar a generar grandes impactos.

En la Edad del Hierro, el desarrollo de la agricultura y la ganadería hacen completamente sedentario al hombre y su impacto en su alrededor, comienza a aumentar. Con la metalurgia y la minería se empieza el empleo de combustibles procedentes de leña, pero los residuos producidos son asimilables por el medio ambiente. No será hasta unos cuantos años más tarde, cuando la mejora de estas actividades lleva a aumentar la esperanza de vida de la población y el tamaño de la misma.

Sucesivas mejoras de las actividades agrícolas yclip_image004 ganaderas permiten la aparición de civilizaciones, apareciendo el comercio y los intercambios. Se crean ciudades y cada vez se necesitan más recursos para satisfacer las necesidades de estas poblaciones. Surgen así las canalizaciones de agua para su aprovechamiento en ciudades y regadío y también los molinos de harina que funcionaban con energía hidráulica o eólica.

A partir del siglo XV los viajes intercontinentales hacen necesaria la construcción de barcos, por lo que las masas boscosas se ven resentidas. La población sigue aumentando y los residuos aumentan progresivamente.

En el siglo XVIII se da la Revolución Industrial, hecho que supone el paso de la producción artesanal a la industrial, con el empleo de enclip_image005ergías no renovables, el desarrollo tecnológico y los cambios sociales. Es aquí donde empieza la contaminación y degradación del medio ambiente que se ha ido acusando hasta nuestros días.

Hoy en día la globalización y los avances tecnológicos siguen encaminados a la producción de materiales útiles a bajo precio que permitan un máximo consumo. Estamos en la era del “usar y tirar” y generamos muchísimos residuos, tanto en la producción de recursos útiles, como luego, cuando desechamos lo que no necesitamos.

Prevemos un futuro ligado a energías renovables, la recuperación y preservación de zonas con fauna y flora amenazada, el uso sostenible del agua y numerosos controles para evitar la contaminación, tanto de medios marinos, fluviales, como atmosférica. Pero esto, lo prevemos para un futuro, porque hoy quiero…

Hoy quiero comodidades, quiero ir en coche a todos los sitios y que los combustibles sean tan baratos que no me suponga demasiado gasto ir a por el periódico en coche. Además quiero medidas de sanidad tan extraordinarias para evitar enfermedades, que quiero cada manzana envuelta en 15 plásticos. Pero no quiero cualquier manzana, quiero una manzana barata con una forma y color perfecto (no hablemos de sabor, porque en el siglo XXI, el sabor no importa) pero ecológica, porque lo ecológico mola. Quiero además, que el periódico que me he comprado y los 15 plásticos de la manzana, desaparezcan por arte de magia ya que mi historia con la basura, termina cuando todo lo que no quiero acaba en una bolsa en el contenedor, que no se donde acaba ni me importa, pero que no sea cerca de casa porque huele mal. Además, me quiero duchar todos los días y algún día que otro, quiero llenar la bañera, pero no malgastéis agua con los cultivos, que en el campo, el goteo, es el mejor método. De vez en cuando me gusta ir al zoo a ver los animalitos, pero también quiero jugar al golf e ir al centro comercial y que esté cerca. Luego en vacaciones me voy a una casa rural a vivir en el campo y oír los sonidos de la naturaleza (no me acuerdo que en la ciudad, alguna vez ha habido pájaros y árboles, pero los he quitado para tener un centro comercial).

Esto es sólo un pequeño fragmento de lo que quiero hoy. Mañana, me quiero comprar un coche y en un futuro quiero un mundo mejor, pero eso… eso es en un futuro.

2 comentarios :

Muñekita Cat dijo...


Hola!
Tu blog está genial, me encantaria afiliarlo en mis sitios webs de Turismo y por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiarnos ambos con mas visitas.

me respondes a munekitacate@gmail.com

besoss

S.Jarré dijo...

Excelente Blog. Los felicito! Saludos