Buscar este blog

Cargando...

viernes, 9 de septiembre de 2011

El metagenoma de nuestros intestinos

microbiologiaEl cuerpo humano más que un individuo es un auténtico ecosistema para seres que no alcanzamos ver a simple vista, tanto en nuestras superficies (y digo varias porque tienen distintas características) como en nuestro interior. Si esto lo unimos a la medicina personalizada que busca ajustar los tratamientos tanto como sea posible a cada tipo de paciente, y que en muchos casos requiere de la secuenciación de su DNA, nace el proyecto de averiguar la variedad de enterotipos de la microbiota intestinal.

Gran cantidad de pacientes sufren problemas intestinales derivados en ocasiones de esa microbiota que en principio convive perfectamente con nosotros de forma cordial, incluso aportándonos nutrientes que no somos capaces de sintetizar como por ejemplo la vitamina B, pero que sin embargo puede dar problemas serios cuando de forma oportunista toman las riendas de nuestros intestinos.

No obstante la microbiota no es idéntica en todas las personas ya que depende de el tipo de alimentación, del ambiente, de los hábitos, etc. Y esto da lugar a que en ocasiones los tratamientos no tengan el efecto esperado ya que pueden haber interferencias entre las distintas especies que disminuyan el efecto del fármaco en cuestión y en estos casos el tratamiento se convierte en un intento inútil que requiere cambiar de nuevo la medicación del paciente y alargar un poco más su malestar.

En este punto entraría en juego el programa “MyMicrobes” que invita a la gente a ceder muestras para que sus bacterias sean secuenciadas por unos 1500 euros. Ya sé que muchos de vosotros estaréis pensando… ¡Es caro!, pero no os equivoquéis, no lo es, ellos no obtienen ningún tipo de beneficio. Además tenéis que tener en cuenta que el total de la microbiota intestinal puede implicar alrededor de 5.5 billones de bases que secuenciar, mientras que nuestro genoma tiene 3.3 billones de bases.

imageSu sitio web se convertirá en una especie de base de datos de DNA y una red social. De este modo la gente que envía muestras de su microbiota podrá contar cuáles son sus hábitos alimenticios, en qué sitio reside, patologías, etc. El objetivo es interconectar y ver si realmente existen correspondencia entre estas características y los habitantes intestinales.

La gente que podría estar más interesada en este proyecto sería aquella que sufre problemas gastrointestinales crónicos cuyos médicos no han dado aún ninguna solución. Conocer su microbiota podría facilitar el diagnóstico y su posterior tatamiento pero tal y como dicen en la noticia publicada en la revista Nature, no prometen nada. No pueden garantizar a sus participantes que haya una relación clara entre los enterotipos y las patologías que sufren, es un proyecto que acaba de nacer y que no puede garantizar aún resultados.

De momento ya tienen registrados en su web unos 100 participantes, aunque reconocen que no todos han ingresado el dinero necesario. Pero no deja de ser curioso ver como el abaratamiento de las técnicas de secuenciación permitirá en un futuro conocer cada una de las bases de nuestro genoma y posiblemente de nuestros inquilinos estomacales.

Os dejo el link a la noticia original y la reseña al artículo:

http://www.nature.com/news/2011/110908/full/news.2011.523.html

Arumugam, M. et al. Nature Advance online publication http://dx.doi.org/10.1038/nature09944(2011).

También os dejo el link de la web por si alguien se anima a participar en el proyecto:

http://my.microbes.eu/

1 comentario :

Anónimo dijo...

Suena curioso, seguramente se pueden mejorar muchos tratamientos conociendo la genómica de las bacterias. A mí me parece algo muy complejo, quizá una de las cosas más complejas de la biología molecular, pero si es bueno adelante.

Lo que no puedo creer es que no se saque ningún beneficio, podrían entrar en juego las "patentes de ADN" ya existentes, es decir que los pacientes deban pagar por conocer su propio ADN o por recibir un tratamiento que requiere conocer dicha secuencia.

Y no hay solo patentes de ADN humano para la medicina, lo hay también para muchas plantas. ¿Puede esto ser una excusa para imponer ciertos pagos, por ejemplo de pacientes médicos o de agricultores ? Voy a informarme. Interesante. V.